Prohibido o aclamado, el café es una delicia imprescindible en el mundo entero. Instituto Anderson’s trae para ti algunos datos interesantes sobre la bebida estimulante preferida de todos: el café.

Una de las bebidas que goza de mayor popularidad en la actualidad y que se ha convertido en un favorito de millones de personas de todas las edades en cada rincón del planeta es, sin duda, el café.

Y esto no solo se debe a que se trata de uno de los mejores acompañantes para una buena plática, ideal para abrir una fría mañana, para acompañar una noche desvelada o combinar con el color de ojos de alguien especial; en realidad hay mucho más que esta mágica bebida esconde bajo su peculiar aroma y sabor. 

Hoy en día nadie creería que el café fue en algún momento considerado una bebida prohibida. 

Así es… ¿Sabías que en 1511 en Egipto el café se consideró una amenaza de orden público? El Khair Bey (Emir del estado islámico) hizo cerrar todas las cafeterías, además de conducir toda una campaña de desinformación en contra de esta deliciosa bebida. Esto provocó rebeliones en todo Egipto, las cuales eventualmente forzaron al mandatario a cancelar la prohibición.

Como podrás imaginar, no tardó mucho en restablecerse el gusto por el café, al grado de que en en 1630 había ya un millar de cafeterías tan solo en la ciudad del Cairo.

Desde luego, algo así era de esperarse, pues es difícil escapar a los encantos del café, un verdadero regalo de la naturaleza.

Por ello, en Instituto Anderson’s, en esta ocasión hemos decidido consultar a uno de nuestros expertos, nuestro Mandil Alex Acevedo, para traerte algunos datos interesantes sobre el proceso del café, un tema muy valioso en el ámbito restaurantero.

Del campo a la taza: el proceso del café

Cuando llega una deliciosa taza de café a nuestras manos, poco imaginamos del proceso que lleva detrás. Todo inicia en el cafetal, lugar donde se siembra el cafeto, un árbol del que se obtiene un fruto llamado cereza por su color rojo que termina por convertirse en el grano de café.

Parece increíble, pero un cafeto puede tardar de 3 a 4 años en dar su fruto y el fruto puede demorar hasta 35 semanas en completar su maduración para que sea posible la extracción de la semilla.

Imagen 1: Fruto del cafeto (Cereza)

Existen dos tipos de semillas, la Arábica y la robusta. La arábica se considera de mayor calidad en aromas y sabores, se siembra a alturas que van de los 900 a los 2000 metros y es originaria de Etiopia y Yemen.

El tostado: la metamorfosis que libera el sabor del café

El proceso del café que va desde la selección de los viveros hasta la cosecha abarca varios meses. Al recolectar la cereza, se sigue casi un ritual que involucra la preparación del grano para llegar al momento de ser tostado. Durante este proceso, el grano debe ser lavado secado y seleccionado, culminando en el tostado, molido y empaquetado.

Los sabores y aromas del café son determinados por el tipo de tostado que reciba el grano.

 

Imagen 2: Diferentes niveles de tostados en el café.

No cabe duda de que este regalo de la naturaleza es y será durante mucho tiempo más una de las bebidas atemporales preferidas de todos, además de un tema central cuando de hospitalidad se trata.

En Instituto Anderson’s lo sabemos, es por eso que te ofrecemos todo el conocimiento que hemos adquirido y perfeccionado a través de tantos años de éxito en la industria restaurantera, para que puedas desarrollarte profesionalmente.  

Te invitamos a ser parte de la próxima generación de Instituto Anderson’s. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *